Memoria fotográfica: Cámara (habitación) obscura

  • Nicolás Sáez Gutiérrez Universidad del Bío-Bío

Resumen

El fenómeno físico-lumínico conocido como cámara obscura se remonta a los primeros estudios sobre la luz, los astros y la instrumentalización para representar el mundo visible. Realizados por científicos y artistas que desde el siglo X al XVII han incorporado a la cámara obscura como instrumento para el desarrollo de las relaciones que van de la ciencia al arte y viceversa.2 Posteriormente, en el siglo XIX, se logra fijar químicamente la imagen en un papel y nace la fotografía química. Este invento, sin duda, ha cambiado nuestra forma de relacionarnos con el mundo y con nosotros mismos. Sin embargo, la experiencia físico- visual que suscita el primitivo fenómeno lumínico y el asombro que la acompaña sigue maravillando a artistas contemporáneos que han habilitado o construido un sinnúmero de cámaras obscuras para ser registradas o simplemente visitadas.3 Esta suerte de arquitectura de la imagen surge como respuesta analógica y didáctica que contrasta con nuestra mediada y virtual proximidad al mundo a partir de pantallas digitales.4 La componente arquitectónica, que permite reconocer el fenómeno prefotográfico desde una experiencia más bien física (corporal y temporal), es la que hemos definido como “didáctica fundacional” al momento de iniciar la comprensión reflexiva de la imagen fotográfica en el campo de la representación de la Arquitectura. 

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
Publicado
2016-12-30
Cómo citar
Sáez Gutiérrez, N. (2016). Memoria fotográfica: Cámara (habitación) obscura. Arquitecturas Del Sur, 34(50), 76-92. Recuperado a partir de http://revistas.ubiobio.cl/index.php/AS/article/view/2654
Sección
Memoria Fotográfica