MEMORIA FOTOGRÁFICA: CÁMARA (HABITACIÓN) OBSCURA

Nicolás Sáez Gutiérrez

Resumen


El fenómeno físico-lumínico conocido como cámara obscura se remonta a los primeros estudios sobre la luz, los astros y la instrumentalización para representar el mundo visible. Realizados por científicos y artistas que desde el siglo X al XVII han incorporado a la cámara obscura como instrumento para el desarrollo de las relaciones que van de la ciencia al arte y viceversa.2 Posteriormente, en el siglo XIX, se logra fijar químicamente la imagen en un papel y nace la fotografía química. Este invento, sin duda, ha cambiado nuestra forma de relacionarnos con el mundo y con nosotros mismos. Sin embargo, la experiencia físico- visual que suscita el primitivo fenómeno lumínico y el asombro que la acompaña sigue maravillando a artistas contemporáneos que han habilitado o construido un sinnúmero de cámaras obscuras para ser registradas o simplemente visitadas.3 Esta suerte de arquitectura de la imagen surge como respuesta analógica y didáctica que contrasta con nuestra mediada y virtual proximidad al mundo a partir de pantallas digitales.4 La componente arquitectónica, que permite reconocer el fenómeno prefotográfico desde una experiencia más bien física (corporal y temporal), es la que hemos definido como “didáctica fundacional” al momento de iniciar la comprensión reflexiva de la imagen fotográfica en el campo de la representación de la Arquitectura. 


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2016 Nicolás Sáez Gutiérrez

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

ISSN: 0716-2677 Versión Impresa

ISSN: 0719-6466 Versión Digital